Técnica de Jones

Técnica de Jones

La técnica de Jones, nació de una experiencia que le ocurrió al Dr. Lawrence Jones, médico osteópata, americano, década de 1950, conocido por su trabajo de tratamientos de manipulación.

Al principio, el tratamiento fue nombrado por la liberación espontánea de posicionamiento, y más tarde se convirtió en (SCS). Jones, desarrolló este enfoque para mejorar el tratamiento neuromuscular y trastornos músculo-esqueléticos . Trató de encontrar posiciones cómodas, tratando de ayudar a un paciente que sufría de un fuerte dolor de espalda de varios meses. El paciente pidió al Dr. Jones si al menos podía ayudarle a dormir por la noche ya que este dolor era insoportable.

El Dr. Jones le ayudó a asumir la posición más cómoda, después de varios intentos, finalmente fue capaz de posicionar al paciente en una posición libre de dolor y casi completamente relajado. El Dr. mantuvo la postura durante unos veinte minutos mientras revisaba a otros pacientes. Después de ese tiempo regresó a la habitación y vio que el paciente estaba cómodo y sin dolor. Tratando de ayudar a salir de la posición de una manera suave para no hacerle daño y explicar al paciente cómo encontrar esa posición esa noche, vio que el paciente podía soportar erguido por primera vez en meses, y sin dolor. A partir de ese día Jones trató de encontrar la posición cómoda para todas las molestias y le llevó más de veinte años de estudio para desarrollar la técnica.

En el momento el Dr. Jones falleció contaba con unos 180 puntos de sensibilidad; Ahora sus discípulos y líder del Instituto Jones han evolucionado y mejorado la técnica que abarca más de 300 puntos.

Hablemos de la técnica

Es una técnica pasiva, que se usa para el tratamiento de contracturas, puntos dolorosos en la musculatura y puntos gatillo.

Para utilizar esta técnica es necesario conocimientos de anatomía y saber localizar los puntos. La podemos aplicar a casi todos los músculos del cuerpo con contracturas o pequeños dolores, pero lo más habitual es usarlo en espalda o trapecios.

La técnica se basa en seis puntos de actuación:

  1. Localización del punto doloroso.
  2. Colocación del paciente.
  3. Mantenimiento de la posición, hacer presión de 30 a 90seg.
  4. Retorno lento a la posición inicial, con movimientos suaves para relajar la musculatura.
  5. Testar de nuevo el punto doloroso.
  6. Trabajar el músculo antagonista, unos 10seg.

Es una técnica muy beneficiosa ya que después de la aplicación tenemos el efecto de reducir la hiperactividad. El paciente queda relajado y sin dolor. 

Gracias por compartir el tiempo con nosotros.

Un abrazo.